La clorhexidina: un gran aliado en la práctica de la Odontopediatría - Blog - Galfor Formación

Vaya al Contenido

La clorhexidina: un gran aliado en la práctica de la Odontopediatría

Galfor Formación
Publicado por en Noticias ·
La caries dental es una enfermedad dental infecciosa de origen complejo y etiología diversa, asociada a la presencia de bacterias patógenas, muy frecuente en los niños. Además, está estrechamente relacionada con los hábitos alimenticios e higiénicos de cada persona. Todos estos factores determinan que su prevención y su completa erradicación resulten complicadas. Sin embargo, se ha comprobado que  el uso adecuado de agentes quimioterapéuticos con acción antiplaca favorece una menor incidencia de la caries en aquellos niños que han sido diagnosticados como pacientes con un alto riesgo de padecer caries dental y gingivitis. No obstante, el control químico no sustituye al control mecánico de la placa bacteriana (cepillado dental); sólo es un complemento.

La clorhexidina es un agente químico antiplaca de segunda generación, con acción probada tanto in vitro como in vivo, que posee una alta sustantividad; es decir, mantiene su acción antimicrobiana a pesar de la eliminación del excipiente, se une a diferentes localizaciones orales y se libera lentamente, con lo que mantiene niveles terapéuticos. Esta propiedad permite que pueda utilizarse con una menor frecuencia. Debido a estas ventajas, actualmente es uno de los principales antisépticos orales más usados por la mayoría de los pacientes a nivel mundial.
Sin embargo, la capacidad del niño para expectorar correctamente los líquidos de la boca ocurre, por lo general, a partir de los 6-7 años de edad. Los niños menores de 6 años tienden a deglutirlos - aunque sea parcialmente - por lo que el riesgo de intoxicaciones aumenta considerablemente. Por lo tanto, antes de recomendar el uso de un colutorio a base de clorhexidina, es absolutamente imprescindible valorar y determinar la capacidad del niño para hacer adecuadamente los enjuagues con el colutorio. Para ello, además de le edad, se deben tener en cuenta el desarrollo psicomotor del niño, el riesgo de caries y la composición específica del colutorio.

El protocolo de uso es enjuagarse con 10 ml de un colutorio a base de digluconato de clorhexidina al 0,12-0,2 %, dos veces al día (mañana y noche), media hora después de las comidas, durante 30 segundos como mínimo.  En la noche, preferiblemente justo antes de acostarse. Esta aplicación asegura una acción inhibitoria completa de la placa bacteriana. Está especialmente indicada en pacientes con enfermedades sistémicas o  enfermedad periodontal y en portadores de aparatos ortodóncicos, fijos o removibles, que deben ser considerados como de muy alto riesgo de caries y gingivitis, por el hecho de realizar una higiene bucodental deficiente. En estos casos tiene un efecto beneficioso incuestionable.

En conclusión, en la prevención de las enfermedades bucodentales que produce la placa bacteriana en la cavidad oral en los pacientes odontopediátricos mayores de 6 años con capacidad para realizar un enjuague oral, el uso un colutorio a base de clorhexidina es una medida eficaz y juega un papel fundamental.    


">

Regreso al contenido